19 de junio de 2012

Dia de infarto, ahora lo contamos. Nervios al principio, pero relajación total en el TGV y el ICE hasta Hambuergo. Casi 24 horas metidos en un tren, cansados pero con la ilusión de poder seguir el horario previsto a rajatabla. Los niños disfrutan de lo lindo, con un viaje en el que se sienten los protagonistas un capítulo de “La Vuelta al Mundo de Willy Fogg”.

El dia ha empezado con una llegada a Paris un pelín accidentada por culpa de una locomotora francesa que entorpecía (puede que por avería) el paso al Tren-Hotel Elipsos Joan Miro. ¿Resultado? dos horas de retraso en la llegada a Paris, dejándonos solo media hora para desplazarnos desde la Gare d´Austerlitz hasta la Gare du l´Est. El personal de Elipsos se ha portado muy bien y nos han regalado el desayuno y un papel oficial con el 50% de otro billete para compensar el retraso.

¿El metro?, no hay tiempo. Nos gastamos 17€ en un taxi (mas barato que en Barcelona) cuyo taxista, en plan 24 horas de Le Mans, bate todos los récords hasta llegar a la Gare du L´Est, donde in-extremis nos metemos en el TGV que va de Paris hasta Stutgard. El paisaje, una vez el tren abandona los 320km/h y baja hasta 160 es impresionante. Bosques, los confines de la Selva Negra, pueblecitos salpicados por pequeños lagos y ríos…Bajamos en Karlsruhe y tomamos el ICE que sube hasta Hamburgo, donde llegamos al cabo de unas cuatro horas.

La alta velocidad es una gozada, cómoda y efectiva, donde los niños pueden dormir tranquilamente, y hasta jugar en los rellanos que hay entre vagón y vagón.

En Hamburgo (19:40) nos vamos al pequeño Hotel Centro, cuyo restaurante italiano Capri es una maravilla. El hotelillo es muy pequeño, pero está situado justo delante de la estación y con desayuno incluido, nos costará 75€ (dos adultos y dos niños) que por ser Alemania y en un sitio muy céntrico no está nada mal. Mañana a las 07:25, nos vamos hacia Mälmo y de Mälmo subiremos hasta Oslo. La estación de ferrocarril de Hamburgo parece sacada de una novela de espías, es fascinante, llena de vida, con mil y una tiendas, una librería de dos plantas brutal y un nivel de atención al cliente inmejorable.

Buenas noches desde el norte de Alemania.

Tagged with →  
Share →

One Response to Vida en el tren

  1. carmen dice:

    Feliz viaje! un beso para toda la familia y cuidaros mucho. Seguiremos vuestras andanzas.
    Otro beso de Marijo.

    Hasta pronto!!!

Deja un comentario