Historia de los agentes provocadores

Lo que actualmente se conoce como agentes provocadores se empezó a utilizar ampliamente en Rusia a comienzos del siglo XX en un esfuerzo de subvertir las acciones del partido Revolucionario Social, que estaba llevando a cabo una ola de ataques terroristas en Rusia. El uso de agentes dobles en el partido demostró ser extenso, cuando en 1908 la cabeza del ala terrorista Revolucionario Social se reveló como agente doble. El movimiento y la policía se desmoralizaron con esta táctica, a medida que las pérdidas empezaron a tomarse su precio en ambos lados.

Agentes provocadores modernos

Los agentes provocadores siguen en uso por las agencias de seguridad y cuerpos de policía en muchos países de todo el mundo. Se suelen utilizar en conflictos bélicos de corto alcance, en operaciones encubiertas y en manifestaciones. En algunos casos se han utilizado en tácticas de interrupción y desacreditación. Estos agentes se suelen usar para la observación de sospechosos en manifestaciones y para mantener el orden en protestas pacíficas. Sin embargo, ha habido casos esporádicos de agentes provocadores que intentan incitar al desorden, como en las protestas del G20 de 2009 en Londres.  También se han dado casos en Francia, Alemania y España.

Historia en EEUU

En los años 60, el máximo responsable del FBI, J. Edgar Hoove,  ordenó la creación del Programa de Contrainteligencia, o, abreviando, COINTELPRO. El propósito de este programa para agentes del FBI era infiltrarse, monitorizar y posiblemente interrumpir las actividades de los grupos de tipo nacionalista y de odio hacia las personas de color. El programa se extendió rápidamente a otros grupos extremistas domésticos en EEUU, como el Ku Klux Klan. Una de las metas a largo plazo del COINTELPRO era desacreditar a estos grupos a través de la manipulación de eventos y manifestaciones. La infiltración de agentes provocadores dio lugar a varias situaciones de extrema violencia en varios estados del sur de los EEUU. Recientemente se ha alegado que el NYPD ha utilizado varios agentes provocadores en un buen número de manifestaciones en el área de Nueva York, pero no siempre para incitar.  El uso de agentes provocadores no se limita a las fuerzas de la ley, pues también se alega que las compañías farmacéuticas los utilizaron en 2009 en EEUU.

Legalidad de los agentes provocadores

Junto a la ética y los problemas morales que pueden causar su utilización, los agentes provocadores pueden dejar a muchas organizaciones políticas en una precaria posición legal, destacando el concepto de inducción. Este es el término usado cuando la policía coarta a una persona o grupo para cometer un acto ilegal y después les arresta por ello. Por ejemplo, si un grupo de protesta puede probar que los agentes provocadores fueron usados por la policía en una protesta, se puede argumentar que fueron colocados en la multitud específicamente para incitarles para hacer algo ilegal. En ocasiones el caso sería desestimado, y la policía sería desacreditada. En algunos países se ha llegado a denunciar la utilización de agentes provocadores contratados (mercenarios) para realizar acciones fuera del control policial, como es el caso de Ucrania.

Lectura recomendable: Instituciones de derecho procesal penal, de López Barja de Quiroga.

 

 

Share →

Deja un comentario