Si miramos hacia atrás en el tiempo, observaremos que son pocos los actores que han llevado y siguen llevando una carrera tan lógica, coherente, interesante y respetable como la de Michael Caine, un actor que nos cae simpatico no solo por su fino sentido del humor sino por su proximidad y su naturalidad a la hora de abordar cualquier papel que se le ofrezca. Su flema británica se ha paseado por la pantalla desde su debut en 1950. Nacido en 1933 en el barrio obrero de Rotherhithe (Londres, Reino Unido) Maurice Joseph Micklewhite (de nombre artístico Michael Caine), empezó a trabajar desde joven, pues a los 15 años dejó los estudios con ganas de ver mundo. La Guerra de Corea le hizo ver lo dura que puede llegar a ser la vida y a su regreso sano y salvo se inició en el mundo del teatro, primero como asistente para pasar a interpretar pequeños papeles bajo le nombre de Michael Scott.

Un buen dia le llegó la oportunidad de sustituir a Peter O´Toole y tras unas cuentas representaciones, le empezaron a llegar nuevos papeles. Fruto de la casualidad, en una obra coincidió con otro actor llamado Michael Scott y fue a partir de ese momento cuando se cambió el apellido artístico y pasó a llamarse Michael Caine en honor al Motín del Caine. Del teatro pasó a la television y de la television al cine con su primer gran papel en “Zulú “ (1964). En 1965 se convertiria en una especie de James Bond con menos glamour pero mucho mas realismo en “Ipcress” donde interpretó al espia Harry Palmer, un personaje que le acompañará durante mas de treinta años. “Alfie” (1966) se convirtió en todo un referente para muchos jóvenes de los años sesenta. Dirigida por Lewis Gilbert, la película convirtió a Michael Caine en todo un ejemplo de seductor con una sonrisa y una expresion facial capaces de conquistar con solo una mirada.

La nueva version de “Alfie” (2004) con Jude Law como protagonista no está del todo mal, pero no está a la altura del original. Entre 1965 y 1980 Michael Caine se convirtió en un rostro popular, empalmando éxitos uno tras otro. Tras el estreno de “Gambit” (1966) volveria a interpretar a Harry Palmer en “Funeral en Berlín”(1996) y en “Un Cerebro de un Millón de Dólares” (1967) y en 1969 se convertiria en Charlie Croker, el astuto coordinador de los robos mas elaborados de la historia del cine. “The Italian Job” dirigida por Peter Collinson, cuya nueva version no está nada mal, es una excelente muestra del mejor cine de atracos, donde destaca la carrera con los minis por las calles de Turín (obra del mejor especialista del mundo, el francés Rémy Julienne), que ya forma parte de la historia del cine. Junto a Michael Caine, en el reparto encontramos a Noel Coward como el cerebro que el plan, a Raf Vallone y a Benny Hill, que un año antes aparecía en “Chitty Chitty Bang Bang”.

Poco a poco Caine se labraba una reputación de actor solvente, elegante y exigente consigo mismo, prueba de ello son sus papeles en “La Batalla de Inglaterra” (1969), “El Último Valle” (1970), con una música de John Barry excepcional, “Get Carter” (1971, Caine aparece en la nueva version protagonizada por Sylvester Stallone) o “La Huella” (1972), la obra maestra de Joseph L. Mankiewicz, junto a Lawrence Olivier. En 1975 llegaria uno de sus títulos mas míticos junto a otra Sir, Sean Connery. En “El hombre que pudo reinar” de John Huston, no hay nada fuera de lugar. Es una excelente película de aventuras que nos ofrece un mensaje profundo a la vez que dramatico con una banda sonora a cargo Maurice Jarre que también pasó a la história. En “Ha llegado el Águila” se vistió de oficial alemán y en “Evasión o Victoria” (1981) se pasó al bando aliado al interpretar a un oficial británico que entrena a un equipo de presos, una vez mas a la órdenes de John Huston.

La década de los ochenta marcaria un punto intermedio en su carrera, destacando su nuevo “look” mas maduro que conquista mas por su intelecto y su carisma que por su belleza, aunque todo sea dicho, Michael Caine siempre ha mantenido un rostro atractivo, ideal para interpretar papeles cómicos pero elegantes, dramas y películas de espias. En “Educando a Rita” de su buen amigo Lewis Gilbert, Caine borda el papel del doctor Frank Bryant junto a la siempre efectiva Julie Walters y en “Lio en Rio” (1984), nos regaló una interpretación divertidísima junto a Demi Moore (con quien volveria a coincidir en “Flawless” (2007). En 1985 protagonizó una divertidísima comedia, “Water” (“Loca juerga tropical”), junto a Billy Connolly ambientada en “Cascara”, una isla del Caribe. El Oscar al mejor actor de reparto llegó en 1986 gracias a Woody Allen y “Hanna y sus hermanas”, convirtiéndose en la major recompensa a tantos años de trabajo donde encontramos excelentes títulos. En 1987 volvió a enfundarse unos elegantes trajes a medida que destacaban su porte y su seriedad en la adaptación de la novela de Frederick Forsythe “El Cuarto Protocolo”.

A partir de “Ejecutivo Ejecutor” (1990), su carrera entra en una etapa un tanto melancólica, donde el pasado se mezcla con el presente demostrando que la vida real es bastante mas dura de lo que parece. Recupera el personaje de Harry Palmer en “El Expreso de Pequín” (1995) y “Medianoche en San Petersburgo” (1996), enfocándolo desde una óptica mucho mas madura tras el fin de la Guerra Fria. A finales de la década de los 90 su carrera experimentó una revolución, iniciándose una etapa donde la seriedad, la sobriedad y la emotividad se convierten en los protagonistas de sus películas. Su segundo Oscar al mejor actor de reparto por “Las Normas de la Casa de la Sidra”(1999) le convirtió en el secundario de lujo que toda gran producción debe tener y el siglo XXI se convirtió en su segunda juventud, con setenta años, colaborando en éxitos de la talla de “Austin Powers en Miembro de Oro” (2002), “El Americano Impasible” (2002), “Batman Begins” (2005) y  “El Caballero Oscuro” (2008). La elegancia de Michael Caine es única. Sea con un traje, un smoking  o con una camisa floreada, bien peinado o con peluca, siempre nos ofrece lo mejor de si mismo sin caer en histrionismos ni sobreactuaciones. Si el lector tiene la posibilidad de escuchar su voz en version original, descubrirá una faceta oculta realmente espectacular.

Actualmente sigue en activo, trabajando sin descanso en multitud de proyectos, algunos de ellos realmente arriesgados como “Hijos de los Hombres” (2006), el remake de “La Huella” (2007), “¿Hay alguién ahi?” (2008) o “Harry Brown” (2009). Para el 2010 tiene pendientes de estreno “Inception” y el inicio del rodaje de la tercera parte del nuevo Batman interpretado por Christian Bale, donde interpreta a Alfred su fiel criado. Michael Caine nos ha demostrado a lo largo de su carrera (que abarca seis décadas) que la verdadera elegancia reside en la sencillez, en la naturalidad y en la versatilidad, sea en papeles de protagonista o como actor de reparto en un filme coral.

 

Share →

Deja un comentario