La previsión era de mal tiempo. Decian que en Baviera y el norte del Tirol las tormentas nos acompañarían hasta el viernes (demasiado tarde pues solo estamos en Garmish-Partenkirchen tres días) pero hoy, pam! a las seis de la mañana servidor se levanta para ir a hacer sus cosillas de buena mañana y la visión era de película. La tormenta se había retirado, solo unas cuantas adornaban el paisaje presidido por la Zugspitze, elevándose por encima de Garmish bajo un cielo azul intenso. Al ataque!! toque de corneta y todos despiertos. Es mas, Jekaterina se marcha rauda y veloz a fotografiar como el sol se levanta por encima de la cumbre mas alta de Alemania. Nuestra idea era realizar algún que otro itinerario por media y alta montaña por la zona, sin muchas esperanzas debido al pronóstico de la meteo, pero ante tal panorama, nos lanzamos a por la Zugspitze. Al ir con niños lo mejor es descartar la subida a pie directamente (hay tres vías relativamente asequibles) y subimos con el cremallera hasta el plateau del Nördi Scheeferner (glaciar). Este año hay mucha nieve y el panorama es realmente espectacular, digno de los grandes glaciares de los Alpes.

Decidimos subir el último tramo (con ferrata incluida) y bajar hacia la estación de Riffelris, donde seguimos bajando hacia el Eibsee, un lago de película que nos invita a degustar las especialidades gastronómicas de la región a buen precio. Estamos muy cansados y ahora vuelve a llover, pero el día ha sido impresionante. La Zugsspitze se baja mucho mejor de lo que se sube, pues entre vías equipadas, cables, cadenas y pasamanos…acabas dándole mas a las manos que a los pies. La cumbre está muy masificada, mucho mas que la última vez que la pisé en 1991, pero es una maravilla.

No solo posee el encanto de las grandes cumbres de los Alpes, sino que es un mirador sensacional, que nos ofrece una visión panorámica que abarca desde Munich hasta el Tirol, Suiza y mas allá. Subir desde Erwald (Austria) puede que sea mas corto que desde las vías normales alemanas, no obstante, los refugios que encontramos por el camino y la posibilidad de descender vía teleférico o cremallera, facilita muchísimo el poder ascender en una sola jornada. Nosotros recomendamos tomárselo con calma…

Por cierto, si viajáis con InterRail, en el cremallera de la Zugspitze hacen un 20% de descuento al mostrar los billetes. Una buena acción para ayudar a los alpinistas y a los senderistas. Una vez mas, estamos comprobando que Alemania tiene unos precios que en muchos casos, están por debajo de Barcelona…y es que Catalunya está carísima, algo que lamentamos pues ni el servicio ni la oferta está a la altura de muchos países europeos y si encima que no hay motivación ni ganas de mejorar, los precios se ponen por las nubes, mal vamos.

Al descender hacia el Eibsee nos encoframos con los participantes que hoy iniciaban la Salomon 4 Trails, incluidos un grupo de españoles que también se alojaban en nuestra pensión. Hablamos con una pareja de Salamanca y en breve os pasaremos fotos y sus impresiones. Saludos desde la cumbre mas alta de Alemania.

Share →

Deja un comentario