La causa de la potente ola de frío acompañada de muy fuertes vientos que azota en estos días a los Estados del centro y norte de EE UU es el “vórtice polar”, que se podría definir como un ciclón persistente situado cerca de uno de los polos geográficos de la Tierra.

El vórtice Ártico tiene forma alargada, con dos centros, uno normalmente cerca de la isla de Baffin (en Canadá) y el otro en el nordeste de Siberia. En el, el aire circula con mucha fuerza.

La forma y posición de dicho ciclón origina el patrón de flujo en el hemisferio de su influencia. En ocasiones raras ese patrón se modifica de forma tal que el vórtice proyecta de forma extraordinaria su efecto más hacia el sur.

Fuente: Unisys. / EL PAÍS

Este fenómeno ocurrió, por ejemplo, en el invierno de 1985. En la noche del 19 de enero y la mañana del día 20, en la ciudad de Chicago (Illinois), se registró un mínimo térmico histórico de menos 32 grados. Si se tienen en cuenta los fuertes vientos que también en esa ocasión acompañaban a la ola de frío, la sensación térmica era de menos 60.

Pero el frío llegó entonces mucho más al sur. El día 21 de enero de ese año se llegó a registrar una temperatura de menos 11 grados en la Universidad de Tennessee y de menos 8 en Atlanta (Georgia).

En el modelo de previsión meteorológica realizado por UNISYS se observa la intensidad de los vientos del noroeste que recorren desde Dakota del norte hasta los Estados de Luisiana, Alabama y Florida con un potente centro de bajas presiones al noroeste del Estado de New York.

En las próximas horas, sin embargo, se iniciará una recuperación en los Estados del sureste de EE UU debido a la llegada de un potente anticiclón que se situará sobre Georgia y Carolina del Sur.

Share →

Deja un comentario