No se emigra ni por deporte ni por sed de aventuras

Hace medio año, pasamos casi dos semanas en Noruega, recorriendo en país de S a N y de N a S. Dentro de un interesante proyecto profesional compartido con Rail Europe, InterRail y Turismo de Noruega, descubrimos aspectos y detalles del norte de Europa que suelen pasar desapercibidos si no se profundiza un poco en el tema y durante una estancia de varios días en Bergen, decidimos mezclarnos con los inmigrantes que se ganan el sueldo trabajando en el puerto de esta idílica población costera. Iniciando el año 2013, recibimos varios e-mails de los contactos que hicimos en Bergen el pasado verano, y todos coinciden a la hora de afirmar que piensan seguir en Noruega durante varios años mas, solo una joven catalana que encontramos en un restaurante, nos ha comentado que se muda a Paris donde ha encontrado trabajo (mas cerca de su familia).

En Bergen hay grupos de españoles, franceses, griegos y portugueses trabajando en mil y un establecimientos. Conversando con un grupo de españoles que está trabajando en el mercado de pescado de Bergen nos enteramos de como viven, donde vive y porque les atrae tanto Noruega. Lo que nos comentaron nos dejó algo tocados y tras un viaje a Holanda realizado hace unas semanas (donde contactamos con mas españoles trabajando en La Haya), no podemos sino reafirmarnos en nuestra idea: el gobierno español o no se entera o no quiere enterarse del éxodo masivo de españoles que buscan sueldos dignos y calidad de vida en Europa. Por mucho que digan algunos pseudo-políticos, cada día es mas espectacular la fuga de jóvenes profesionales con mucho talento y que hablan varios idiomas de nuestro país. Por mucho que se maquillen las cifras, la situación es alarmante pues está marchando de España un gran número de universitarios sin trabajo y personal cualificado, a quienes solo se les pide seriedad, dedicación y que hablen varios idiomas.

En Noruega siguen mirando a los españoles con una mezcla de curiosidad y compasión, preguntándose si realmente estamos tan mal como dice la prensa y la TV y si realmente tenemos unos políticos tan malos como parece. La imagen que estamos dando como país hacia el exterior es realmente lamentable, pero en Noruega aprecian que la gente viaje, que tenga ganas de culturizarse, de practicar deportes y en general, ganas de ver mundo. Los noruegos también aprecian que en España se se siga luchando por un trabajo digno, aunque ellos ven su modelo muchos mas productivo trabajando menos horas. En el norte de Europa son partidarios de salir a buscar trabajo allí donde exista y si no hay trabajo, les fomentan las ganas de inventárselo.  Cada día vemos como las pequeñas Pymes o los negocios como autónomos suben como la espuma en Escandinavia y es que sus gobiernos apuestan mucho mas por el I+D,  la motivación y las ganas de crear empresa…

Los sueldos son elevados y aunque solo se trabaje por temporadas (medio año o incluso menos, centrándose en el verano), se suelen pagar unos 20€ por hora, y si contamos que en un restaurante pueden trabajarse 12 horas seis días a la semana, calculen ustedes…

En Noruega según parece hay trabajo. Las empresas piden un buen CV, a poder ser con título universitario, pero lo mas importante para ellos es que los españoles que vengan a trabajar tengan don de gentes (algo que realmente muchos poseen), y el dominar cuantos mas idiomas mejor. Los empresarios noruegos piden que se aprenda el idioma noruego lo antes posible para facilitar la comprensión y la integración del inmigrante en territorio noruego, algo que no se hace en España. La parte negativa llega cuando estudiar noruego se descubre como algo caro, complicado y con libros y material de estudio igual de caro. Es importante dominar el noruego para poder optar a puestos mas elevados. Escuchar como viven y como trabaja la colonia de Españoles afincada en Bergen me trae a la memoria la cantidad de españoles que encontramos en Oslo hace unos días, todo en busca de una nueva oportunidad que aporta dignidad y sueldos dignos a sus vidas.

 

Tagged with →  
Share →

Deja un comentario