“Sin emociones, no hay mensaje”

Joseph Vilsmaier es único. Entrañable, muy inteligente y detallista, sigue en plena forma a sus 73 año, demostrando que su forma de entender el cine y su estilo no entienden ni de modas ni del paso del tiempo. Vilsmaier nació en Munich en 1939 y pasó su infancia a caballo entre Pfarrkirchen (Baja Baviera) y Munich. Estudió música (piano) en el conservatorio de Munich durante nueve años y entre 1953 y 1960 trabajó como técnico en Arnold & Richter (ARRI). En 1961 consiguió entrar en el mundo del cine como asistente de cámara en la Bavaria Film Produktion en Geiselgasteig. Desde 1972 se hizo un nombre como cámara y trabajó como director y productor independiente desde 1972. Durante el rodaje del telefilme “Ein Stück Himmel“ (1980), entabló Amistad con Dana Vávrová, con la que se casaría en 1986. En 1988 fundó la productora Perathon Film y dirigió “Leche de Otoño (Herbstmilch)”, su primera producción, todo un éxito internacional con su debut como director. Otros grandes éxitos de público y crítica como director han sido “Rama dama“ (premio al cine bávaro), “Stalingrado“ (entre otros, dos premios al cine bávaro) o “Comedian Harmonists“ (premio al cine alemán, banda de oro a la mejor película, premio al cine bávaro), su mayor éxito hasta el momento y película más taquillera de Alemania en 1998, con 2.9 millones de espectadores. Ha ganado 5 veces el Premio de cine bávaro, un premio del cine alemán y el premio de oro del gremio.

Joseph Vilsmaier

En 1999 fue condecorado con la Gran Cruz del Mérito de la República Federal de Alemania. En 2003 recibió, en honor a sus méritos como productor y director, la Orden del Mérito Bávaro de manos del presidente Edmund Stoiber. El cine histórico con elementos de documental le fascinan y desde muy joven se ha interesado por plasmar en cine vivencias y elementos históricos que puedan transmitir emoción al espectador. Fiel a un estilo de narración clásico y sin estridencias, Vilsmaier ha revivido muchos episodios históricos con rigor y detalle, gracias en parte a sus vivencias personales (convivió con familias judias y supos escuchar todo tipo de testimonios durante la Segunda Guerra Mundial), aportándole una vision mucho mas real que la que se podia difundir en la socidad alemana de la época. Con “Nanga Parbat”, Vilsmaier se adentra en el cine de montaña para filmar la tragedia que costó la vida al hermano de Reinhold Messner (Günther) en el Nanga Parbat en 1970, con toda la polemica añadida y las acusaciones de negligencia y abandono que tuvo que soportar Reinhold Messner a su llegada, polémica que hasta hace muy pocos años no ha quedado zanjada definitivamente a favor de Messner.

¿Cree que actualmente existe un “boom” de cine aleman que vuelve a poner de manifiesto la importancia de Alemania como fábrica no solo de excelentes películas históricas,  politicas y de montaña? No se si realmente hay un “boom” de cine alemán, lo que si es cierto es que actualmente estamos atravesando por un buen momento en el que se distribuye mas cine alemán a nivel internacional. Espero que a través de los festivales las películas alemanas lleguen a un mayor número de salas. Desde que Wolfgang Petersen estrenó “El Submarino” a principios de los años 80, Alemania demostró que puede competir con cualquier pais a nivel de cine-espectáculo. Con “Stalingrado” demostramos que podemos tener una vision histórica dura y realista y con “Nanga Parbat” me he centrado en las relaciones humanas con un fondo alpino que me parece muy interesante.

Cuando usted dirigió “Stalingrado” en 1992, ¿era consciente de estar abriendo la puerta a una vision cinematográfica de la Segunda Guerra Mundial mucho mas real y valiente, siguiendo la linea de “La Cruz de Hierro” y “El Submarino”? Me limité a mostrar unos acontecimientos en los que el ser humano era el auténtico protagonista, sin bandos ni reglas. En una guerra sobran los romanticismos y lo que sucedió en Stalingrado fue una atrocidad, como la mayoria de las batallas llevadas hasta una obsession enfermiza. Si quieres adaptar al cine una historia real, primero tienes que documentarte a fondo, escuchando a los dos bandos y a la población civil. Luego debes verlo todo con la perspectiva que paso del tiempo nos aporta y una vez tienes la idea clara, filmar la película ajustándote al máximo a la ralidad. Sin efectismo ni adaptaciones. Ahora se conmemoran los 50 años de dicha batalla y me alegra ver que la película sigue aguantando muy bien el paso del tiempo, 21 años después de su estreno mundial.

¿Siguió un proceso similar a la hora de rodar “Nanga Parbat”? Si, pues entiendo que en una película lo mas importante es la historia humana y en este caso, la tragedia vivida por los hermanos Messner me impactó mucho mas que la espectacularidad de las películas de montaña.

¿Como se planteó la filmación de una película de montaña tan compleja? Con un estilo clásico, sin estridencias. No hace falta mover la cámara arriba y abajo ni utilizar efectos digitales que resten emoción al conjunto. Por fortuna los productores me dieron carta blanca (Vilsmaier también es productor del filme) y a nivel de equipo me sentí muy cómodo trabajando.

¿Que opina de los filmes clásicos del “Bergfilme” con Arnold Fanck, Sepp Alguier y Louis Trenker? Ellos fueron los creadores de un estilo propio anterior a la Segunda Guerra Mundial que convirtió al cine de montaña alemán en un referente a la hora de filmar. La estética, el romanticismo y la forma de entender el cine de aventuras alpines realizó una interesante evolución del mudo al sonoro y con el tiempo quizás se quedó un poco “démodé”. Aunque no seguimos su estilo ni su linea narrativa, reconozco que “Nanga Parbat” tiene un aire romántico en alguna de sus escenas que puede recordarnos el cine de Arnold Fanck, al tratar a la montaña como un personaje mas, no como algo que destaca a base de efectos especiales y filmaciones espectaculares.

Usted siempre desaca al ser humano por encima del espectáculo? Siempre, lo tengo clarísimo. Sin emociones no hay mensaje.

¿Entiende el punto de vista sobre la montaña de Reinhold Messner? Reinhold era y es un luchador nato, un alpinista sensacional, puede que el mejor del mundo y su fuerza física es equivalente a su fuerza mental. Creó un estilo propio que entiendo que en su momento, no gustó a todos, pues rompia con la clásica expedición, enfrentando ideas y formas de entender la montaña que crearon malestar entre muchos alpinista que le veian como alguien egoista e individualista. Messner cree que la montaña hay que afrontarla de cara, sin artificios ni grandes despliegues de medios, algo tan respetable como los que quieren subir montañas acompañados por veinte personas.

¿Que es mas importante en el filme, mostrar la filosofia de ascension de Messner o simplemente acentuar la tragedia? Nuestro deseo era acercar la forma de ver la montaña y la familia de Reinhold, aportando el material suficiente para que el espectador se forme una idea de la época, de como creció y de como era su familia. Reinhold  tiene muy claro como ascender montañas y eso es algo que quise mostrar muy claramente en el filme, partiendo de su infancia y adolescencia para llegar a 1970, donde su nivel de escalada y su pasión por ascender en solitario ya se habian convertido en sus señas de identidad.

En un rodaje de estas características suelen suceder muchas anécdotas, ¿podria contarnos alguna? En un momento del rodaje en el Nanga Parbat, a unos 6.200m, recibimos la visita de dos grupos de alpinistas, uno norteamericano y otro eslovaco. Nosotros estábamos rodando con Reinhold Messner como asesor, le teniamos al lado y fue identificado por uno de los alpinistas norteamericanos que casi se pone a llorar de emoción. Rápido, se puso a buscar en su mochila y sacó un libro con la imagen de Reinhold en la portada, comentándonos que se habia llevado al Nanga Parbat una parte de la filosofia alpina de Messner, a quien admira y respeta y que para él fue una especial de “milagro” encontrárselo en persona en una montaña que significa tanto para Messner. Son cosas que no pasan a menudo, pero cuando suceden nos sorprenden gratamente y en este caso, te das cuenta de la importancia de Reinhold para muchos alpinistas y escaladores. Es una referencia y eso no lo ves hasta que no trabajas con él y le tienes al lado dando su opinion.

En la película usted utilizó decorados para recrear ciertos pasajes de la acción. ¿Donde se rodaron las escenas nocturnas y las que implicaban un mayor riesgo en la montaña?. Las escenas mas complicadas las filmamos en un enorme matadero en Munich, donde reconstruimos con nieve y hielo partes de la pared del Rupal. Era como una especie de nevera enorme donde nos moviamos a muchos grados bajo cero. Al principio costó acostumbrase, pero con el tiempo se convirtió en algo natural. Teniamos que recrear las condiciones de temperatura que se dan en el Nanga Parbat sin poner en peligro la vida de los actores.

¿Donde rodaron los exteriores? Filmamos durante tres semanas en el Nanga Parbat y en unas dos o tres localizaciones mas en Paquistán para tener mas recursos. También utilizamos los Alpes austriacos y las Dolomitas para filmar escenas adicionales.

En el reparto del filme encontramos al actor austriaco Karl Markovics, que interpreta al jefe de la expedición, el doctor Karl Maria Herrligkoffer. ¿Ya le conocia, o a raiz del éxito de “Los Falsificadores” decidió incluirle en el casting? Karl es un actor sensacional, tuve el placer de conocerle en el 2008, cuando le dirigí en la serie de TV “Die Gustloff”. Su éxito internacional está totalmente justificado pues tiene un carisma y una fuerza realmente interesantes. En “Nanga Parbat” aporta la seriedad y la credibilidad que su personaje necesita y su elección la tenia en mente al iniciar la pre-producción de “Nanga Parbat”.  El jefe de la expedición es uno de los ejes del filme, con el añadido del parecido físico, pues Karl se parece mucho al doctor Herrligkoffer original.

¿Y que nos puede contar de Florian Stetter y Andreas Tobias, los actores que interpretan a Reinhold y a Günther Messner? Son dos excelentes actores que responden al perfil que queria a la hora de mostrar unos rostros en pantalla que no fueran muy conocidos para el gran público. Si haces la película con caras muy famosas, no obtienes la sensación de realismo que te aporta alguien que no es una figura pública a nivel internacional. Buscaba actores con quien te puedas identificar desde el primer minuto del filme, aportando una frescura y una naturalidad especial a la película que ayude al desarrollo de los acontecimientos. Si bien Florian ya habia participado en la excelente “Sophie Scholl” y Andreas tiene un pasado lleno de éxitos en la television en Alemania y Austria, ambos no aparecen en portadas de revistas, algo que creo, nos ayuda a transmitir muchas emociones al espectador.

¿Ha practicado o practica el alpinismo? No, no soy alpinista, pero me gusta mucho la montaña. Al ser de Munich tengo Garmish Parterkirchen y la Zugspitze (la cumbre mas alta de Alemania) a menos de una hora. Baviera es espectacular y aunque no practique el alpinismo, me considero un apasionado de la montaña.

Muchas gracias por su trabajo y enhorabuena por realizar un filme tan digno como “Nanga Parbat”

Gracias a vosotros y gracias por demostrar tanta pasión por la montaña,

 

Víctor Riverola i Morera

 

Share →

Deja un comentario