22 de junio de 2012

En menos de tres dias nos plantamos en Bergen, una de las poblaciones mas espectaculares de Noruega y del norte de Europa. Su enclave y su vida la convierten en una ciudad efervescente, llena de contrastes y de españoles trabajando en sus restaurantes, bares y hoteles.

Rail Europe & InterRail nos han demostrado que se puede cruzar Europa de sur a norte en un tiempo récord y una vez en Bergen, decidimos pasar unos días de “descanso” antes de seguir hacia el norte. Hoy dedicamos todo el día (que es muy largo pues la noche oscura es inexistente) a patear kilómetros por los fiordos de Bergen, iniciando la marcha en la cumbre del Ulriken (643m), el pico mas alto de los siete que rodean Bergen. Digo pico porque aunque sea bajito, por la latitud y sus características, posee una imagen, un roquedo, unos lagos y hasta varios neveros, que le aportan una belleza única, especial, muy alpina. Los prados y las cumbres que rodean el Ulriken están llenas de vida, con ovejas pastando (que se dejan acariciar sin problemas), formaciones lacustres rodeadas de flores y algo de nieve que se resiste a fundirse, pues aunque haga sol, el aire es fresco y en las sombras y con viento, la sensación de frío se acentúa.

Desde el Ulriken si divisa una panorámica excepcional, con Bergen a nuestros pies, mil y una cumbres lejanas y el Atlántico Norte como telón de fondo, mar y montaña, paisaje impresionante riquísimo en contrastes.

Siguiendo las indicaciones iniciamos la ruta que asciende inicialmente hacia el norte para seguir por terreno mas llano hacia el oeste, descubriéndonos un conjunto de lagos y refugios libros que nos hacen olvidar completamente la cota en la que nos encontramos y la cantidad de turistas que pasean arriba y abajo por la calles de Bergen.

Hasta la estación inferior del teleférico del Ulriken se llega desde el centro de Bergen (en el mercado de pescado, parada junto a la oficina de información situada en un curioso y elegante edificio de diseño escandinavo) con un simpático autobús. También se puede llegar con el bus urbano lineas 2 y 3 que tienen parada junto al Hospital de Bergen. Desde allí se sube en unos 15 minutos hasta el teleférico. Si tenéis pensado subir con el teleférico del Ulriken, hay que tener claro que el último autobús que baja desde la estación inferior del teleférico parte a las 17:00, no obstante, como en verano el último teleférico baja a las 21:00, podéis utilizar el bus urbano que para junto al Hospital o dar un paseo hasta el centro de Bergen, situado a unos dos kilómetros. Sin duda, disfrutar de los senderos y las cumbres que rodean Bergen durante toda una jornada es una experiencia única, pues en todo momento la sensación de amplitud y de grandeza que nos ofrece Noruega nos recordará que nuestro planeta está lleno de rincones mágicos, muy espectaculares.

Un día de entreno perfecto para preparar la subida hacia Tromso el próximo domingo. Recomendamos a todos aquellos que tengan pensado pasar unos días en Bergen subir al Ulriken, cargarse la tienda de campaña y los sacos y dejarse llevar por las ventajas de la acampada libre en Noruega y por las noches blancas, donde el día se alarga y se alarga hasta que los pies dicen basta…

 

Tagged with →  
Share →

Deja un comentario