40 AÑOS DE INTER RAIL, AVENTURAS EN EL CÍRCULO POLAR ÁRTICO 3

20 de junio de 2012

De Barcelona a Oslo en menos de dos días. Parecía imposible, o muy complicado, pero gracias a las excelentes comunicaciones que tenemos en Europa (incluida España gracias al Tren-Hotel Elipsos) hoy en día podemos salir un lunes por la noche en tren, llegar a Paris a primera hora de la mañana, dormir en Hamburgo y al día siguiente, subir hacia Copenhague y seguir hasta Goteborg y Oslo. Si bien es cierto que en Escandinavia los trenes no alcanzan las velocidades de un TGV o un ICE, si que es cierto que son muy cómodos y muy prácticos.

Nos levantamos a las 06:00 de la mañana. Con la luz que entraba por las ventanas de nuestra habitación en el Hotel Centro de Hamburgo (un tres estrellas pequeño pero económico que nos cobró 75€, con desayuno incluido para dos adultos y dos niños). Al estar situado justo delante de la estación central de Hamburgo, pudimos coger sin problemas el tren de las 07:25 que sube hasta Copenhague, cruzando una pequeña parte del Báltico con el tren dentro de un ferry.

En Copenhague nos tomamos un respiro de media hora en la estación pues en breve partía el expreso hacia Goteborg. Cruzar en tren por el puente de Oresund entre Copenhague y Mälmo nos da una idea de la capacidad del ser humano a la hora de realizar impresionantes obras de ingenieria. Por cierto, hace unos años un pesquero encalló en el puente y todavía sigue ahí, avisando de los peligros del Báltico cuando hay mala mar. Las conexiones son precisas y en menos de una hora partía el espectacular ferrocarril de las lineas noruegas que en unas cuatro horas nos ha dejado en Oslo.

 

 

Hoy podemos decir que se ha completado la primera parte del viaje. Nuestra intención era subir lo mas rápido posible con nuestros billetes de InterRail desde Barcelona hasta Oslo para poder seguir tranquilamente hacia Finse y Bergen. Mañana, nuestros pies pisarán el mismo glaciar que Harrison Ford y Marc Hamill pisaron en 1979 cuando rodaron en sus hielos el inicio de un gran clásico de la ciencia-ficción: “El Imperio Contraataca”. Viajar en familia es una aventura, pero viajar en familia a la montaña y encima por Noruega, donde los bosques son bosques y los grandes espacios adquieren dimensiones de gigantes (o Trolls para ser justos con las leyendas locales), seguro que será una grandísima aventura. Aninamos a los amigos, padres, lectores, clientes, seguidores de Desnivel…y amantes de la montaña en general, que no duden en comentarnos lo que quieran, abriendo una puerta a la participación global. La montaña, aunque sea en Escandinavia, sigue siendo un destino muy agradecido, y si vas de camping o de albergues y refugios, comprando la comida en el super (como es nuestro caso) los costes no suelen dispararse.

Hoy dormiremos el Anker Hostel (C/ Storgata 55, Oslo). Amplio, muy cómodo, limpio…y para ser Noruega, no es muy caro. Pagaremos unos 126€ por dormir cuatro personas con las sábanas incluidas (se alquilan por 50 coronas por personas). El Anker Hostel está lleno de españoles que buscan trabajo en Noruega…no está la prima de riesgo para muchas alegrías, pero bueno, hoy no toca hablar de política. 😉

 

Share →

Deja un comentario