La Gran Prueba (Friendly Persuasion) 1956

La pre-producción

Con el pasar de los años, la obra de Mary Jessamyn West, célebre escritora Cuáquera, que vivió gran parte de su vida en el estado de Indiana (Estados Unidos), ha adquirido una importancia y una resonancia a nivel cultural dignas de estudio. Sus novelas y su retrato de la sociedad norteamericana de finales del siglo XIX y principios del XX han ayudado a muchos lectores a descubrir detalles históricos realmente interesantes, como pueden ser las motivaciones y reacciones ante la Guerra de Secesión de la comunidad Cuáquera residente en Estados Unidos. A nivel histórico, los cuáqueros  forman parte de la cultura y la religión norteamericana desde hace siglos. Procedentes de Inglaterra (donde se opusieron al cristianismo imperante en el siglo XVII), la mayoría de agrupaciones cuáqueras se instalaron en Pensilvania, donde su líder, William Penn, organizó una colonia. Su creencia pacifista les impide participar en conflictos armados, disputas y peleas, siendo de los primeros en oponerse frontalmente a la Guerra de Secesión y la esclavitud en Norteamérica. Las creencias personales y la forma de reaccionar ante la llegada de los Confederados a las tierras de los Cuáqueros forman el núcleo de La Gran Prueba, la novela de Jessamyn West que se convirtió en el mayor éxito de su carrera profesional, por encima del resto de su obra. Por la temática y la riqueza de personajes, el paso de la novela al cine era algo que debía suceder de un forma natural y en Hollywood no tardaron en desarrollar varias ideas para realizar una gran película ambienta en Indiana, durante la Guerra de Secesión norteamericana.

William Wyler, uno de los directores y productores mas respetados del Hollywood de los años cuarenta y cincuenta, se mostró muy interesado por la novela de Jessamyn West y junto con su hermano mayor Robert, decidió producir la adaptación cinematográfica de La Gran Prueba. Hoy en día, resulta interesante observar el interés de William Wyler por los temas históricos comprometidos y por el análisis de personajes cuya vida discurre por un camino arriesgado, donde las dificultades y los desafíos ayudan al desarrollo de la historia. Puede que su origen alemán (nació en Mulhouse, ciudad que en la actualidad pertenece a Francia) y su interés durante la Segunda Guerra Mundial por el documental histórico-realista, le ayudase a tener una visión sobre la narración histórica mucho mas completa que la de otros directores de la época, pero lo que no podemos negar es su interés por el detalle histórico y por la definición de personajes, algo que se agradece a la hora de visionar sus películas. El proceso de pre-producción de La Gran Prueba duró nada mas y nada menos que ocho años, durante los cuales William Wyler dirigió seis largometrajes (entre ellos La Heredera y Vacaciones en Roma) y un capítulo para la serie de TV “Producer´s Showcase”.

La gran prueba

Cuando por fin parecía que la Paramount podía apostar por la historia sobre Cuáqueros que Wyler quería llevar al cine basándose en la novela de Mary Jessamyn West, la major se hechó atrás entrando en escena la Allied Artists Pictures Corporation, que aceptó el presupuesto inicial planteado por Wille de 1,5 millones de dólares. La película seria distribuida por Warner Bros y como gran novedad, se anunció a bombo y platillo que seria la primera película de William Wyler en color, destacando su maestría como director de actores y planificador de secuencias. Para escribir el guión de la película se contrató a Michael Wilson, uno de los guionistas mas solventes del Holywood de la época, autor de los magníficos guiones de ¡Que Bello es Vivir! o Un Lugar en el Sol y que se convertiría en leyenda trabajando a las órdenes de David Lean. A nivel personal y profesional, Wilson tuvo que soportar durante muchos años la injusticia de observar una y otra vez como su excelente labor era literalmente borrada en los títulos de crédito de grandes película debido a estar “fichado” por el senador McArthy durante la famosa “caza de brujas”. Michael Wilson apareció en la lista negra de Hollywood hasta que en 1996, cuarenta años después del estreno de La Gran Prueba, su nombre fue restituido y se hizo justicia al incluirle en todos los créditos y sinopsis de las películas que escribió. Por desgracia, el reconocimiento le llegó demasiado tarde pues Wilson falleció en 1978.

 

El rodaje

La garantía de William Wyler como director, el guión de Wilson y la fuerza de poder contar con Gary Cooper como protagonista facilitaron el poder iniciar el rodaje sin mayores complicaciones, destacando eso si, la opinión que le merecía a Cooper la novela de Jessamyn West.

Inicialmente Gary Cooper se mostró un tanto perplejo ante el personaje al que se tenía que enfrentar, el del Cuáquero Jess Birdwell, pues bajo su punto de vista, era totalmente opuesto a sus anteriores papeles. Copper afirmó: -“En mis películas la acción es algo que aparece de forma natural. En esta ocasión el padre de familia podría plantearse en entrar en acción de una distinta, pues creo que el público va a pasarse demasiados minutos esperando que haga algo”. Jessamyn West reflexionó las palabras del actor y le contestó amablemente: -“Lo mejor de la historia es la abstención, el autocontrol. Si el público observa como un hombre honesto y fuerte se plantea el entrar en guerra de una forma madura y controlada, lograrás transmitirles las emociones del personaje”…Gary Cooper hizo caso a los consejos de West y preparó su personaje a conciencia, moderando sus reacciones y estudiando la vida de los Cuáqueros norteamericanos.

Con Gary Cooper asegurado como protagonista, los responsables de la película buscaban un rostro elegante y sobrio para interpretar el papel de la señora Birdwell. Para ello necesitaban una actriz que no resultara ni excesivamente seductora ni excesivamente seria. Dorothy McGuire fue una gran elección pues complementa a la perfección el personaje encarnado por Gary Cooper y durante todo el metraje del filme, el espectador se familiariza con ella comprendiendo sus reacciones y su actitud conservadora para con los suyos. Dorothy McGuire no era una superestrella de Hollywood, pero llegó a convertirse en un rostro muy popular gracias a sus excelentes interpretaciones. Durante la década de los años cuarenta brilló con luz propia en Lazos Humanos (1945) y en La Barrera Invisible (1947), ambas películas dirigidas por Elia Kazan.

Para interpretar a los hijos de los Birdwell se realizó un casting con actores de varias edades, abarcando desde los diez hasta los veinticinco años. Richard Eyer fue el elegido para dar vida al pequeño Jess JR. Procedente del mundo de la televisión, La Gran Prueba era su sexta película, y a pesar de tener tan solo once años, ya era un viejo conocido de William Wyler, quien le había dirigido justo año antes en Horas Deseperadas, un intenso filme de cine negro protagonizado por Humphrey Bogart, Fredric March y Arthur Kennedy. El papel de Mattie, la hija mediana de los Birdwell fue adjudicado a Phyllis Love, una joven actriz con una buena experiencia en la televisión, que debutaba en el cine con La Gran Prueba. Con el paso de los años, Phyllis Love se convertiría en una gran actriz de teatro, cine y televisión. Solo faltaba un actor para completar el reparto de la película. Era una decisión complicada pues el hijo mayor de los Birdwell era uno de los puntales morales de La Gran Prueba y era necesario encontrar una actor de entre veinte y venticinco años capaz de transmitir bondad y rabia a la vez. Por aquel entonces, William Wyler se había fijado en un joven actor de teatro que estaba despuntando en Broadway con la obra Te y Simpatía, cuyo currículum en el mundo del cine solo incluida un título: La Actriz, un interesante filme de 1953 dirigido por George Cukor con Spencer Tracy y Jean Simmons como protagonistas. Anthony Perkins llegó a plantearse seguir encima de un escenario, pero a última decidió participar en la película, entrando de lleno en el mundo del cine. Una vez cerrado todo el proceso de planificación y casting de la película, Wyler se enfrentó con un problema con el que no había contado, las localizaciones. Insatisfecho con las panorámicas del sur de Indiana donde se desarrolla la historia, decidió rodar el filme a caballo entre California (San Fernando Valley) y los estudios Republic, donde se construirían los decorados para filmar los interiores. El cambio de localizaciones aumentó el presupuesto hasta los tres millones de dólares, alarmando a la Allied Artists, pues si la recaudación no estaba a la altura, las pérdidas podían ser considerables. La Gran Prueba se filmó utilizando localizaciones míticas del Hollywood dorado. Una gran parte de los exteriores del filme se rodaron en el Rowland V. Lee Ranch dentro del Canoga Park (Los Angeles) donde Alfred Hitchcock habia filmado en 1951 Extraños en un tren (Strangers on a Train) y Charles Laughton La Noche del Cazador (The Night of the Hunter) en 1955. La fama de meticuloso y detallista que precedía a Wyler quedó demostrada en La Gran Prueba, pues en todo momento tuvo el rodaje bajo control,

 

La película

El arranque de la película es soberbio, mostrándonos durante diez minutos, detalles de la personalidad de cada uno de los miembros de la familia Birdwell, los protagonistas del filme. Jess Birdwell (Cooper) es el patriarca de la familia. Como buen cuáquero, no soporta la violencia, pero su sentido del humor le permite ciertas licencias a la hora de competir con su vecino y amigo Sam Jordan (Robert Middleton). La esposa de Jess, Eliza (Dorothy McGuire) es una madre responsable, atenta y temerosa de Dios. El puntal familiar en lo que a cuestiones de fe se refiere. El matrimonio Birdwell tiene tres hijos: el pequeño Jess, la joven Mattie y Josh, el mayor. Jess JR (Richard Eyer) es un niño alegre y jovial que aporta el contrapunto cómico a la película, llevándose alguno de los mejores momentos al inicio de la película junto con su mascota, un simpático ganso llamado Samantha, con quien mantiene una divertida relación de amor y odio. La hija de los Birdwell, Mattie, desea en su fuero interno seguir las directrices de la religión Cuáquera, pero está perdidamente enamorada de Gard Jordan (Peter Mark Richman), el hijo de su vecino Sam. El joven Gard es un apuesto oficial que también está enamorado de la hija de los Birdwell, pero la madre de Mattie no vea con muy buenos ojos dicha relación. Josh (Anthony Perkins) es el mayor de los tres hermanos. Algo mas introvertido que el resto, mantiene una excelente relación con su familia y es admirado por el pequeño Jess. Aunque aparenta ser un calco de su padre, adheriéndose desde un principio al pacifismo familiar, llegará a un punto en el que temiendo ser tomado por un cobarde, se alistará en el ejército, lo que provocará el disgusto de su madre y la preocupación de toda la familia.

 

Wyler introduce en la película varios detalles cómicos, no solo entre el ganso Samantha y el pequeño Jess, sino también entre Jess Birdwell y Sam Jordan, mostrando la sana rivalidad que mantienen con sus caballos y sus calesas realizando auténticas carreras los domingos antes de ir a misa. Evidentemente, dicha rivalidad no es vista con buenos ojos por parte de Eliza Birdwell, y es, precisamente en este punto, donde Wyler profundiza de una forma amena pero directa entre las diferentes formas de entender la fe en Indiana. Mientras los Cuáqueros rezas en silencio y hablan despacio en la misa, el resto canta y toca el órgano en sus Iglesias. Dos formas opuestas de entender la fe que se reflejan perfectamente durante la primera media hora del filme. Tras el arranque del filme y una vez el espectador acompaña a los Birdwell y a sus vecinos a la misa del domingo, la alegría dejará paso al nerviosismo cuando un oficial de la Unión interrumpe la celebración para preguntar que intenciones tienen los Cuáqueros a la hora de proteger sus famílias y sus hogares. El ejército Confederado está avanzando hacia sus tierras y mas de una família empieza a sentirse aterrada por el futuro que les depara la Guerra. Poco a poco, el oficial de la Unión va preguntando a los presentes su opinion acerca de la Guerra y la seguridad de sus familias, adentrándose en un terreno que los Cuáqueros desconocen, el de la disciplina militar.

Muchos de los presentes son jóvenes, y dentro de su esencia mas personal se inicia un profundo debate entre cumplir con sus ideales religiosos (no violencia y paz) o defender sus tierras y sus famílias dejando a un lado sus creencias. Algunos tienen miedo, otros solo dudas pero cuando el hijo mayor de los Birdwell, Josh, su respuesta provocará la ira de Purdy, un Cuáquero bastante radical que condena a todos aquellos que no piensan como él.

La película relaja el dramatismo al mostrarnos los intentos de los cuáqueros por mantener sus vidas lo mas alejadas posible de la Guerra, pero sin olvidar que los Confederados se están acercando y, poco a poco, los tambores de Guerra suenan con mas fuerza. Cuando finalmente el fatídico encuentro se produce, la situación se vuelve harto complicada, y es en este punto, cuando Gary Cooper y William Wyler logran transmitir un mayor número de emociones al espectador. La escena en la que Jess Birdwell se percata de la llegada de la Guerra nos transmite mucha emoción y respeto, con el patriarca de los Birdwell cultivando sus tierras y una inmensa columna de humo señalando la gravedad de la situación. Una columna de humo de tamaña magnitud solo puede significar que una población está ardiendo, y a partir de este punto, la Guerra envolverá por completo la vida de los Birdwell. Josh decidirá entrar en acción, provocando una severa reflexión entre los miembros de su família, que asistirán impotentes al devenir del conflicto bélico. Su madre se opondrá a la violencia, pero no tendrá mas remedio que dejar marchar a su hijo, movido por una fuerza superior que le impide mantenerse ajeno a la contienda. Durante la batalla, Josh descubrirá los horrores de la guerra y la crueldad de tener que matar para sobrevivir. Mientras, en casa de los Birdwell, la madre aguantará que soldados Confederados entren en sus tierras y en su casa, a la vez que el pequeño Jess descubrirá como la Guerra puede llegar a cambiar a las personas.

La guerra y sus consecuencias precipitarán el desenlace del filme, con la firme respuesta de Jess Birdwell (padre) y la superación de sus propios miedos y demonios personales. La conclusión de la película, aunque no sea del todo realista, se adapta a la perfección al estilo de las grandes clásicos de los años cincuenta, moviéndose en todo momento entre las aguas del western profundo, donde la familia y las creencias personales eran el puntal que sostiene el argumento y la comedia agridulce, donde la amabilidad y la simpatia dejaban paso a la cruda realidad de la vida. William Wyler supo sacarle el máximo partido a un Gary Cooper que se mueve como pez en el agua en este tipo de películas, perfectamente secundado por Dorothy McGuire, Richard Eyer, Phyllis Love y Anthony Perkins, que debutaba en el cine procedente del mundo de la televisión. Producida por la Allied Artists Pictures Corporation y distribuida por Warner Bros, el filme de William Wyler nos muestra la crueldad de las guerras desde una óptica un tanto “amable”, muy alejada de los grandes filmes antibelicistas de la época, como pueden ser Senderos de Gloria (1957) de Stanley Kubrick o El Sargento Negro (1960) de John Ford.

Con el paso del tiempo, la película se ha convertido en todo un alegato a la no violencia, presentando un discurso mas que interesante a favor de la objeción de conciencia, pero siempre pasando el mensaje por el tamiz de la tragicomedia. Dos años despues del estreno del filme que nos implica, William Wyler dirigiria uno de los mejores westerns de la historia del cine Horizontes de Grandeza y en 1959 llegaría la obra por la que sería eternamente recordado, la excepcional Ben-Hur, ganadora de 11 Oscars. Con La Gran Prueba, William Wyler demostró una vez mas su maestria y su buen hacer detrás de las cámaras, adaptando una novela complicada, pues tal y como pensaba inicialmente Gary Cooper, no era fácil rodar un western donde la acción no era el motor del filme, sino la reflexión y el sentimiento anti-belicista, algo que podia resultar chocante para una sociedad norteamericana hambrienta de acción. Como detalle histórico, es interesante mencionar que en 1975 se realizó un remake para la televisión de La Gran Prueba, dirigido por Joseph Sargent. El telefilme incluida partes de la novela de Jessamyn West Except for Me and Thee, la secuela oficial de La Gran Prueba. La versión de Sargent estaba protagonizada por Richard Kiley, Shirley Knight, Clifton James y Michael O´Keefe.

 

Reacción de la crítica y el público

De entre toda la extensa filmografía de William Wyler, probablemente uno de los mejores directores de la historia del cine, La Gran Prueba sorprende no solo por su discurso pacifista, sino por tratarse de un western entrañable, dotado de una frescura y una amabilidad poco común en un filme ambientado en 1862, durante la Guerra de Secesión norteamericana. La película se estrenó en Estados Unidos el 25 de noviembre de 1956, recibiendo una buena acogida por parte de la crítica y el público, ayudando a recaudar algo mas de 8 millones de dólares en taquilla. La crítica destacó la frescura, el ritmo y la elegancia como director de William Wyler, aunque también se levantaron algunas voces a favor de incorporar mas metraje bélico dejando a un lado la comedia familiar.

El público valoró el esfuerzo de Wyler y el reparto del filme por mostrar un cara alternativa a las guerras que hasta la fecha se habían mostrado en el cine, dando a conocer de paso, la particular filosofía de vida o religión de los Cuáqueros. La película fue destacada por la National Board of Review Awards (la Asociación de Críticos) incluyéndola en la lista de la diez mejores películas del año y Dorothy McGuire fue distinguida con el premio a la mejor actriz. Por aquel entonces, (1956) Estados Unidos ya había superado la Guerra de Corea, pero inmerso como estaba en una Guerra Fría tan intensa contra la Unión Soviética, cualquier película con alegato pacifista solía apreciarse mejor en Europa que en Norteamérica. El filme obtuvo seis nominaciones a los Oscars, incluyendo mejor película, director y actor secundario (Anthony Perkins). Por aquel entonces se llegó a rumorear que el filme no obtuvo ningún Oscar debido a su mensaje antibelicista, que podía influenciar en la sociedad norteamericana de finales de los años cincuenta.

La película fue acogida con entusiasmo en Europa y en 1957 La Gran Prueba fue galardonada con la Palma de Oro en el Festival Internacional de Cine de Cannes. La crítica fue benévola con Wyler y Cooper, destacando las buenas intenciones del filme, pero algunos críticos afirmaron que les sorprendía observar en una película de William Wyler una cierta carencia de tensión dramática, alargando las escenas amables en detrimento del suspense y la acción física. La Gran Prueba conserva el ritmo y la sabiduría del maestro que sabe contar historias, con un Gary Cooper contenido, compasivo y muy respetuoso con su papel de granjero Cuáquero que echa carreras con su vecino mientras espera la llegada de la Guerra. La crítica también destacó el trabajo de Anthony Perkins en uno de sus primeros papeles y el hecho de ser esta la primera película de William Wyler en color. Uno de los detalles mas apreciados por los críticos durante el estreno y también en el futuro fue la distancia con la que Wyler observa las reacciones de los personajes. En ningún momento la película se posiciona al 100% a favor o en contra de la religión ni de las decisiones personales de los Cuáqueros, mostrándonos las reacciones y la actitud de los protagonistas con el respeto y la distancia necesarias para que sea el espectador quien juzgue.

La prensa destacó el lirismo y el sobrio y ajustado retrato de los personajes, dentro de un excelente drama costumbrista dirigido por uno de los grandes maestros de Hollywood, que en 1956 ya tenia en su poder dos Oscars como mejor director (ganaría un tercer Oscar en 1959 con Ben Hur). Si bien es cierto que una parte del público prefería ver a Gary Cooper en papeles no tan “familiares”, Cooper siempre se sintió bastante cómodo protagonizando películas donde pudiera mostrar otras facetas interpretativas, como por ejemplo en El Secreto de Vivir (Mr. Deeds Goes to Town, 1936) y Juan Nadie (Meet John Doe) ambas de Frank Capra o incluso Arianne (1957) de Billy Wilder.

Llegados a este punto, es importante realizar una mención especial a la excelente fotografía en color del filme, obra de Ellsworth Fredericks y destacar la magnífica banda sonora del siempre eficaz Dimitri Tiomkin, uno de los compositores con mayor talemnto de la história del cine, autor de grandísimas piezas musicales que han encumbrado al western como uno de los géneros mas respetados y admirados dentro del séptimo arte. La revista Variety destacó durante el estreno la calidad de la banda sonora de Dimitri Tiomkin, valorando especialmente que fuera el propio compositor el director de la orquesta en las grabaciones de la banda sonora del filme. Según Variety, que el compositor dirija su propia partitura aporta mucha una riqueza de matices y una fuerza muy superior al universo sonoro de la película. Sin olvidarnos de la magnífica canción (nominada al Oscar) que abre la película, compuesta por el propio Tiomkin junto con Paul Francis Webster, muy elegante y a la vez muy sencilla, ajustándose a la perfección una película que hace de la sencillez y la elegancia sus mayores virtudes. Sin duda, un gran clásico del cine de los años cincuenta, que sobrevive con orgullo al paso del tiempo gracias a su mensaje y a sus excelentes interpretaciones.

 Víctor Riverola i Morera

 

Ficha Técnica de la película

Director: William Wyler

Productor: Robert Wyler y William Wyler

Producción ejecutiva: Walter Mirisch

Guión: Michael Wilson y Jessamyn West, basándose en la novela de Jessamyn West The Friendly Persuasion.

Director de fotografía: Ellsworth Fredericks

Montaje: Robert Belcher, Edward A. Biery y Robert Swink

Música: Dimitri Tiomkin

Dirección artística: Edward S. Haworth

Vestuario: Dorothy Jeakins

Sonido: Ralph Butler, Del Harris, Gordon R. Glennan y Gordon Sawyer

 

Reparto:

Gary Cooper: Jess Birdwell

Dorothy McGuire: Eliza Birdwell

Anthony Perkins: Josh Birdwell

Phyllis Love: Mattie Birdwell

Richard Eyer: Jess Birdwell hijo

Robert Middleton: Sam Jordan

Peter Mark Richman: Gard Jordan

Richard Hale: Purdy

Walter Catlett: Profesor Quigley

Joel Fluellen: Enoch

 

Filmografías destacadas

Gary Cooper (1901-1961)

1936- El Secreto de Vivir (Mr. Deeds Goes to Town) Dir. Frank Capra

1939- Beau Geste Dir. William A. Wellman

1941- Juan Nadie (Meet John De) Dir. Frank Capra

1941- El Sargento York (Sergeant York) Dir. Howard Hawks

1942- El Orgullo de los Yanquis (The Pride of the Yankees) Dir. Sam Wood

1949- El Manantial (The Fountainhead) Dir. King Vidor

1952- Solo Ante el Peligro (High Noon) Dir. Fred Zinnemann

1954- Veracruz (Vera Cruz) Dir. Robert Aldrich

1956- La Gran Prueba (Friendly Persuasion) Dir. Wylliam Wyler

1957- Ariane (Love in the Afternoon) Dir. Billy Wilder

 

Dorothy McGuire (1916-2001)

1943- Claudia, esposa moderna (Claudia) Dir. Edmund Goulding

1945- La Escalera de Caracol (The Spiral Staircase) Dir. Robert Siodmark

1945- Lazos Humanos (A Tree Grows in Brooklyn) Dir. Elia Kazan

1947- La Barrera Invisible (Gentleman´s Agreement) Dir. Elia Kazan

1956- La Gran Prueba (Friendly Persuasion) Dir. Wylliam Wyler

1959- Esta Tierra es Mía (This Earth Is Mine) Dir. Henry King

1960- Los Robinsones de los Mares del Sur (Swiss Family Robinson)

Dir. Ken Annakin

1965- La Historia Más Grande Jamas Contada (The Greatest Story Ever Told)

Dir. G. Stevens, David Lean y Jean Negulesco

1976- Hombre Rico, Hombre Pobre (Rich Man, Poor Man, TV)

1984-1989 Autopista Hacia el Cielo (Highway to Heaven, TV)

 

Anthony Perkins (1932-1992)

1956- La Gran Prueba (Friendly Persuasion) Dir. Wylliam Wyler

1957- El Precio del Éxito (Fear Strikes Out) Dir. Robert Mulligan

1960- Psicosis (Psycho) Dir. Alfred Hitchcock

1962- El Proceso (Le Procès) Dir. Orson Welles

1966- ¿Arde París? (Paris Brûle-t-il?) Dir. René Clement

1970- Trampa 22 (Catch-22) Dir. Mike Nichols

1972- El Juez de la Horca (The Life and Times of Judge R. Bean) Dir. J. Huston

1974- Asesinato en el Orient Express (Murder on the Orient Express)

Dir. Sidney Lumet

1984- La Pasión de China Blue (Ken Russell) Dir. Ken Russell

 

Traducción de títulos

 

La Heredera (The Heiress)

Vacaciones en Roma (Roman Holiday)

Te y Simpatía (Tea and Sympathy)

La Actriz (The Actress)

¡Que Bello es Vivir! (What a Wonderful Life!)

Un Lugar en el Sol (A Place in the Sun)

Horizontes de Grandeza (The Big Country)

Senderos de Gloria (Paths of Glory)

El Sargento Negro (Sergeant Rutledge)

Único Testigo (Whitness)

Lazos Humanos (A Tree Grows in Brooklyn)

La Barrera Invisible (Gentleman´s Agreement)

Horas Deseperadas (The Desperate Hours)

Share →

Deja un comentario